webcam en directo desde San Giovanni Rotondo Lunes, Sep 21 2009 

http://www.operapadrepio.it/img2.php?counter=1294081042751

Anuncios

“Presencia del Padre Pío” Domingo, Ago 23 2009 

41 it
(agradecemos la foto de la colección personal del R.P. Andrés del C.J.)

Junto al cuerpo incorrupto del Santo Padre Pio hay una placa de mármol que reza:

“Sucederá en vosotros el milagro que ha sucedido en el Padre Pío.
¡Mirad que fama ha obtenido! ¡Qué clientela mundial a reunido entorno a él! ¿Tal vez porque era un filósofo? ¿Porque era un sabio? ¿Porque tenía medios a su disposición?
Porque decía la Misa humildemente, confesaba de la mañana a la noche, y era, difícil de decir, representante, estampado, de los estigmas de Nuestro Señor.
Era hombre de oración y de sufrimiento.”
SS Paolo VI – Roma, febrero 1971

Y en otro sector de la Iglesia, también cercano a su cuerpo, otra placa:

“Presencia del Padre Pío”
Por 52 años, en esta capilla y convento, el Padre Pío celebró la Misa, confesó, aconsejó, consoló, guió, exhortó, reprendió con celo apostólico, oró, sufrió y se consumió gritando como San Francisco “no años, sino almas, por María a Jesús, todos en el Paraíso”.

El domingo 21 de junio, tras las huellas del Padre Pío Sábado, Jun 27 2009 

ITALY POPE PADRE PIOEl Papa Benedicto XVI visitó la tumba de uno de los grandes santos del siglo XX: el Padre Pío, cuyos restos se encuentran en San Giovanni Rotondo, Italia, un permanente destino de peregrinaciones.

La visita no fue casual. Autoridades franciscanos acertadamente ya dijeron que el Padre Pío es el ‘Cura de Ars’ de nuestros días.

Los superiores apostaban a que ejercería un mediocre apostolado y por ello lo enviaron, una vez ordenado, a un pobre caserío con muy pocos habitantes: Ars, en la Diócesis de Balley.

Para sorpresa de todos, 40 años permaneció en el pueblo y fue tan buen predicador y pasaba tantas horas en el confesionario que su prestigio se extendió y de todas partes acudían para pedirle consejos al punto que una empresa ferroviaria tuvo que organizar las corridas de los visitantes en partidas especiales.

Por su parte, el padre Pío también pasaba largas horas en el confesionario y de igual modo tuvo problemas algunos de sus superiores, quienes por envidia y prudencia frente a su creciente fama, le hicieron la vida de cuadritos.

Desde su muerte, el padre Pío ha recibido la visita de dos Pontífices: Juan Pablo II y ahora Benedicto XVI, quien resumo su discurso en pocas palabras: “Guiar las almas y aliviar el sufrimiento”.

En medio de algunos escándalos en los que se han visto involucrado algunos sacerdotes en todo el mundo, el Año Sacerdotal servirá para que juntos, religiosos y fieles, mediten profundamente sobre el papel que tienen por obligación de desempeñar en la Iglesia y en la propia sociedad.

Santa Teresa de Lisieux, en ‘Historia de un Alma’, decía que no es lo mismo hablar de Dios que hablar con Dios, y en este sentido el Papa invita a que este año los sacerdotes sigan ambos caminos, porque el púlpito no hace al sacerdote si éste no entabla una relación permanente e íntima con Dios.

El ejemplo que dieron con sus vidas el Cura de Ars y el Padre Pío y otros más, se reduce a aspectos básicos del apostolado, como la sencillez, el amor, la coherencia entre el hablar y el actuar, y por supuesto, la absoluta entrega con vocación de servicio al prójimo. Quienes se ocultan tras la casulla para cometer fechorías hacen graves daños a la Iglesia.

Más info: http://www.vatican.va/news_services/liturgy/saints/ns_lit_doc_20020616_padre-pio_sp.html

Veneración del cuerpo incorrupto del Padre Pío Sábado, Sep 27 2008 

Luego de 40 años el cadáver fue exhumado y puesto en una urna de cristal para ser venerado por los fieles

Miles de fieles de toda Italia acudieron, el pasado 24 de abril de 2008, a San Giovanni Rotondo (sur de Italia) para rezar ante los restos mortales del Padre Pío, que han sido exhumados y expuestos con ocasión del 40 aniversario de su muerte. Más de 750.000 devotos, principalmente italianos, ya han presentado su petición para venerar el cuerpo, que permanecerá expuesto durante un año, según informaron los frailes franciscanos que se encargan de custodiarlo.

La jornada empezó con una misa solemne en el convento de Santa Maria delle Grazie que fue presidida por el cardenal y prefecto de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, José Saraiva Martins, y en la que participaron unos 15.000 fieles.
Durante la homilía, Saraiva Martins definió al santo como un ´apóstol de nuestro tiempo´, asegurando que ´esto que nosotros vemos es un cuerpo muerto´ pero que ´asomándonos desde este lugar al misterio de la muerte´ se comprende que ´lo que vemos aquí no es el todo de la existencia humana´. ´Este cuerpo está aquí pero Padre Pío no es sólo un cadáver´ sino que él, ´que vivió en plena unión con Jesús crucificado, vive ahora en definitiva comunión con Jesucristo resucitado´, explicó.

El representante vaticano también destacó que las ´reliquias´ del santo devuelven a la memoria ´todo el bien que hizo entre nosotros a través de ese cuerpo´ y ´nos invitan a renovar la fe en el futuro y en la resurrección de nuestra carne´.

LOS RESTOS DEL PADRE PÍO
Los restos están expuestos dentro de una urna de cristal en la cripta del convento. Tras la exhumación del cadáver se comprobó que el cráneo estaba parcialmente descompuesto, por lo que los franciscanos han colocado encima de esta parte una máscara de silicona para taparla. Sobre el cuerpo, el hábito monacal capuchino, que ha sido realizado por las monjas clarisas de San Giovanni Rotondo.

El cuerpo de San Padre Pío fue exhumado a principios de marzo y posteriormente sometido a un ´reconocimiento canónico´. A pesar de la descomposición parcial, los restos todavía conservan el pelo y la barba.

Más tarde, el arzobispo de San Giovanni Rotondo y delegado de la Santa Sede para el santuario y las obras del Padre Pío, Domenico D’Ambrosio, confirmó el buen estado de los restos.

“Se veía claramente la barba, la parte superior del cráneo, las rodillas, el mentón perfecto y el resto del cuerpo bien conservado”, señaló monseñor D’Ambrosio, quien destacó que las manos y las uñas estaban “con permiso del Padre Pío, como si se hubiera hecho la manicura”.

D’Ambrosio precisó que no había “señal algunas de los estigmas”, que se le aparecieron por vez primera al Padre Pío a finales de 1911 en las manos y pies y se mantuvieron a lo largo de toda su vida.

El sayo con el que ha sido vestido fue confeccionado por las monjas clarisas de clausura de San Giovanni Rotondo, aunque los guantes son los mismos que llevaba el Padre Pío y usaba para cubrir los estigmas en las palmas de las manos.